PUNTO FUERTE: no ahorrar esfuerzos para buscar corrección técnica


A ver, la casa de apartamentos en la que vivo tiene ya como treinta añitos, y en todo ese tiempo jamás se realizó un servicio de mantenimiento de la chimenea..., ¡he tenido que cambiar la Placa Deflectora!; afortunadamente la marca de la chimenea era de primera-primerísima calidad, y también afortunadamente he utilizado mi experiencia profesional en la ingeniería para no buscar una solución "a lo barato", no en un tema así

Ha sido el Servicio Técnico de la propia marca en la zona quien se ha hecho cargo, en concreto José Ramón; no se cortó la nueva placa con sierra circular para ajustar la pieza (que en sí sale perfecta de fábrica), a las deformaciones de uso por dilatación de 30 años de fuego en el metal, eso hubiera sido lo cómodo para ellos. 

Fueron varias visitas, afinando y afinando sin ahorrar esfuerzo

Tengo 67 años, no es momento de chapuzas en elementos de este tipo. Y no, no me salió caro

Punto fuerte de José Ramón: la escrupulosidad en su trabajo

Comentarios

Entradas populares de este blog

El "yo lo uso"

Hacer entender a un simple niño