Autoreconocimiento en público


 Ole, y ole, y ole. ¡Con lo difícil que es auto-reconocerse algo objetivamente bueno de uno mismo estando en una reunión pública!; ayer, en una sala virtual de esas que nos vemos por ordenador, andábamos comentando sobre ese "pedazo de libro", bueno de verdad. En la red en la que estoy, además de tratar temas de la actividad que nos es común, hablamos a veces sobre otras cosas interesantes

El Libro enfoca en su primer capítulo PATRONES de conducta que repetimos y repetimos y volvemos a repetir (casi inconscientemente) en la vida; y, los comentarios generales, iban sobre darnos cuenta de ellos y utilizar herramientas para cambiar alguno que no nos conviene demasiado. Hasta ahí bien, ese era el tono general de una buena reunión; pero ¡zas!, apareció un PUNTO FUERTE de Jesús, en ese contexto reconoció ante todos un PATRÓN POSITIVO que él tiene (no diré cual, pero lo que dijo era estrictamente cierto); es decir que tuvo la capacidad de recoger una parte del mismo texto que nadie parecía haber visto, ¿cómo?, pues... señalando algo positivo de él mismo

APOYARSE, con firmeza, EN LOS PATRONES POSITIVOS QUE TENEMOS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El "yo lo uso"

Hacer entender a un simple niño